+51·54·214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

Más de nueve mil fieles cerraron Puerta de la Misericordia en la Plaza de Armas

Arzobispo anunció Año de la Familia

Con gran júbilo, los más de nueve mil fieles reunidos en la Plaza de Armas de Arequipa, este 13 de noviembre, saludaron el inicio del Año de la Familia, luego de concluida la Misa de Clausura de la Puerta Santa. Mons. Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa, fue quién realizó este anuncio, luego de que la misma Gobernadora Regional de Arequipa, Dra. Yamila Osorio, consagrara su gestión al Sagrado Corazón de Jesús y a la Virgen de Chapi, comprometiéndose a defender la vida y la familia. Este acto significó así el final del Año de la Misericordia pero también el inicio de un nuevo año dedicado a la promoción de la unidad familiar, en defensa de las ideologías que pretenden destruirla, como expresó el Prelado.  

La imagen de la “Mamita de Chapi” conocida como “La Peregrina” estuvo entronizada en el Altar Mayor que se construyó en el Portal de Flores. La ceremonia empezó con decenas de sacerdotes que se encaminaron desde la Catedral hasta el altar para copresidir la ceremonia, en la que el Arzobispo resaltó las actividades que se realizaron durante este año. “Hemos tenido numerosas celebraciones jubilares, la celebración del Jubileo de la Familia, el Jubileo de los Adolescentes y Jóvenes, el Jubileo de los Docentes, el Jubileo de los Trabajadores Parroquiales y de la Curia, el Jubileo de los Enfermos, entre otros. Hemos pues experimentado en nosotros la misericordia de Dios, que era el primer deseo del Papa, que aquellos que ya estamos dentro de la Iglesia, podamos experimentar ese amor misericordioso de Dios en el perdón de nuestros pecados y en la gracia de la Indulgencia Plenaria, pero también que los que han estado alejados o no conocían este amor del padre lo tengan por fin en sus vidas, como ha pasado con personas con 20 hasta 30 años alejados y que han vuelto a la Iglesia”, manifestó Mons. Javier Del Río.

Asimismo durante este tiempo las diversas comunidades eclesiales, movimientos, órdenes religiosas y fieles peregrinaron desde sus respectivas sedes hacia las puertas santas, que en total fueron 7 en nuestra Arquidiócesis. Asimismo se realizaron visitas a enfermos, misiones en centros comerciales, colegios y calles para recordar a todos que el amor de Dios es misericordioso con todos. De la misma manera las reliquias de primer orden de San Juan Pablo II, que fueron donadas a Arequipa, peregrinaron por todos los Decanatos, en cada uno realizándose la proyección de la vida del ahora santo, así como momentos de oración, penitencia y de Eucaristía. Recordemos que el llamado “Papa Peregrino” fue el que impulsó la devoción a la Divina Misericordia.

OFICINA DE COMUNICACIONES
Arequipa, 14 de noviembre de 2016