+51·54·214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

ARQUIDIÓCESIS OFRECIÓ CURSO “HACIA UNA CULTURA DEL CUIDADO”

Dirigido a laicos y comunidades de vida consagrada

Debido a los lamentables hechos ocurridos en diversas partes del mundo, que han salido a la luz en las últimas décadas, la Iglesia viene tomando medidas para evitar que al interior de la misma se cometan abusos sexuales, así como abusos de poder o de conciencia contra menores y personas vulnerables.

Con esa finalidad, la Arquidiócesis de Arequipa ha optado por intervenir de modo proactivo para afrontar las causas de ese lamentable fenómeno y tomar las medidas preventivas correspondientes, a la luz de los diagnósticos y orientaciones que han ido formulando los últimos papas. Como parte de ese proceso, desde el martes 9 hasta el jueves 11 de agosto, en el auditorio de la parroquia “San Juan Bautista” – Yanahuara, se dictó el curso “Hacia una cultura del cuidado”, en el que participaron más de 800 personas, entre agentes pastorales laicos, miembros de parroquias, movimientos y comunidades de vida consagrada.

Las ponencias, que fueron introducidas y concluidas con algunas reflexiones de Mons. Del Río, estuvieron a cargo de la Dra. Ilva Hoyos Castañeda, Presidente del Consejo Nacional para la Cultura del Cuidado, de Colombia y miembro fundador del CEPROME, y la Dra. Andrea Idalsoaga Montoya, miembro del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas, de la Conferencia Episcopal de Chile, y Delegada Episcopal para la Verdad y la Paz, del Arzobispado de Santiago.

Durante los tres días de capacitación se abordaron temas de gran importancia, como el fenómeno del abuso en la Iglesia Católica, la decisión pastoral de la prevención a la luz del Magisterio, la prevención y promoción de la “Cultura del cuidado” y cómo encaminarnos hacia un futuro con esperanza.

Paralelamente, desde el 8 al 12 de agosto en las mañanas, ambas ponentes dictaron el Curso Anual de Formación Permanente del Clero, sobre el tema “Prevención y protección de menores y personas vulnerables”, en el cual participaron más de 180 sacerdotes, para continuar avanzando en la promoción de la cultura del cuidado en la Arquidiócesis.