+51·54·214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

BEATA SOR ANA DE LOS ÁNGELES MONTEAGUDO

Mons. Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa, presidió la Misa por la fiesta de la Beata Sor Ana de los Ángeles Monteagudo, en el templo del monasterio de Santa Catalina. La Eucaristía se realizó el lunes 10 de enero y contó con la participación de Kimmerlee Gutiérrez, Gobernadora Regional de Arequipa y la comunidad de Madres Dominicas del monasterio, quienes celebraron este día con el corazón lleno de alegría en compañía de los fieles.

Debido a las limitaciones de aforo por la pandemia, la Misa también fue transmitida en vivo a través del Facebook del Arzobispado y la página: Canonización Beata Sor Ana de los Ángeles.

Durante su homilía, el Arzobispo invitó a los devotos de la beata arequipeña a dejarse llevar por el amor como lo hizo Sor Ana, así como a perdonar, servir y amar a los demás, «Que el Señor nos conceda que nuestro amor a la Beata sea un reflejo de nuestro amor a Dios, que se vea concretizado en nuestro amor al prójimo, especialmente a los más pobres y necesitados», concluyó.

Sor Ana de los Ángeles Monteagudo, nació en Arequipa el 26 de julio de 1602, sus padres fueron el español Sebastián Monteagudo de la Jara y la arequipeña Francisca Ponce de León. Desde muy pequeña sus padres la entregaron al monasterio de Santa Catalina para que las monjas le brindaran la primera educación católica, sin embargo, al terminar el referido tiempo de formación ella no quiso permanecer en casa de sus padres sino volver al monasterio. Su fidelidad a Dios y a la regla del monasterio hicieron que, en el transcurso de los años, sor Ana fuese nombrada maestra de novicias y, más adelante, elegida priora del monasterio. Son conocidas su devoción de rezar por las almas del purgatorio, su celo por la evangelización de los indígenas y su generosidad con los menesterosos. Es sabido también que muchas personas doctas acudían a ella en busca de consejo. Su muerte, en el año 1686, fue ejemplar y conmovió a la ciudad. Fue beatificada por san Juan Pablo II en su visita a Arequipa el 2 de febrero de 1985.