+51·54·214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

ARZOBISPO DE AREQUIPA PRESIDIÓ REUNIÓN ANUAL DE LA FUNDACIÓN POPULORUM PROGRESSIO

*Aprobados 14 proyectos para el Perú, por US$ 283,239.

El Consejo de Administración de la Fundación Pontificia Populorum Progressio – creada por el Papa San Juan Pablo II en el año 1992 - celebró de modo virtual su reunión anual los días 22 y 23 de junio. El encuentro fue presidido por Mons. Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa y Presidente del Consejo. Participaron también el Vicepresidente, Mons. Óscar Urbina Ortega, Arzobispo de Villavicencio (Colombia), el Card. Chibly Langlois, Obispo de Les Cayes (Haití), Mons. Murilo Ramos Krieger, Arzobispo Emérito de San Salvador de Bahía (Brasil), Mons. José Luis Azuaje Ayala, Arzobispo de Maracaibo (Venezuela), Mons. Eduardo María Taussig, Obispo de San Rafael (Argentina), Mons. Segundo Tejado Muñoz, Representante del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y el Secretario de la Fundación P. Luis Ferney López Jiménez con su equipo de trabajo.

Se contó también con la presencia de Mons. Bruno-Marie Duffè, Secretario del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, del Vaticano, quien dio las palabras de inauguración y de clausura, así como con delegaciones de la Conferencia Episcopal Italiana, Cross Catholic Outreach (USA) y Manos Unidas (España), instituciones que colaboran con la Fundación.

Animados por la invitación del Papa Francisco a “actuar ahora para el futuro”, el Consejo aprobó 132 proyectos en beneficio de comunidades de 23 países de América Latina y El Caribe: 104 proyectos de desarrollo humano integral y 28 de ayuda humanitaria a través del Programa de Canastas Familiares de Alimentos, por un monto total de US$2’528,185. De ellos, 14 proyectos son a favor de comunidades del Perú, por un monto total de US$ 283,239.

En sus palabras de agradecimiento a los participantes, Mons. Del Río destacó que a través de estas ayudas se hace presente la caridad del Papa y la solidaridad de la Iglesia en favor de nuestros hermanos más necesitados, a la vez que se brinda un estímulo y llamado a todos los cristianos y personas de buena voluntad para que “Animémonos a soñar en grande… no tratemos de reconstruir el pasado, especialmente el que era injusto y ya estaba enfermo” (Papa Francisco, Audiencia general, 23.IX.2020), en la certeza de que “de esta crisis o salimos juntos o no salimos” como constantemente nos recuerda el Papa.