+51·54·214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

Arzobispo confirmó a 32 reclusos de penal de Socabaya

Ceremonia fue presidida por Nuncio Apostólico

“Ustedes no están solos, Dios está con ustedes porque su amor es infinito y es mayor que cualquier pecado o falta que cometamos. Como dijo el Papa Francisco ningún pecado puede quitarles la dignidad de hijos de Dios. Ustedes hoy recibirán al Espíritu Santo, el cual es la manifestación de ese amor”, fueron las palabras de Mons. Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa, durante su homilía en la Misa en la que administró el Sacramento de la Confirmación a 32 reclusos del Penal de Varones de Socabaya, este 18 de diciembre a las 10:00 horas en el patio del Pabellón A.

Los reclusos estuvieron acompañados no solamente de sus padrinos, sino también de sus familiares, los cuales por un permiso especial estuvieron presentes en este momento importante en la vida de sus seres queridos. Los reclusos se prepararon incluso desde el año pasado, tanto por los catequistas de la Pastoral Arquidiocesana de Cárceles, como por el sacerdote encargado de la misma el Pbro. Juan Carlos Armejo. Un grupo de más de 20 personas cada sábado y domingo en el penal de varones y los lunes y domingos en el penal de mujeres, atienden pastoralmente a los internos, preparando a varios para recibir los sacramentos, así como preparar la Misa que se celebra los fines de semana. Luego de esa preparación el grupo de varones preparó la ceremonia en la que recibieron el Santo Crisma en las frentes.

Retomando las palabras que ofreció el Pastor, este explicó las diferencias entre la justicia humana y la justicia de Dios. Puso como ejemplo la lectura del Evangelio que trató de la concepción de Jesús. “Como saben José se entera que su enamorada, María, estaba embarazada y no de él. José en vez de actuar de acuerdo a la justicia de su pueblo que indicaba apedrearla en público, prefiere ir más allá y cargar con la culpa, es decir decide que va a pagar la supuesta falta de María y que en él caiga el repudio. Esto es la justicia de Dios que se manifiesta en Jesús, que no solamente muere por nosotros cargando nuestros pecados sino que encima baja al infierno y allí paga por lo que nosotros deberíamos pasar por el pecado, ese es la justicia y el amor que Dios hoy les quiere entregar”, dijo.

Finalizando la ceremonia y en nombre de los confirmandos, entregaron al Arzobispo un barco hecho de madera de reciclaje, trabajo que realizaron los reclusos y que es parte de las labores que pueden escoger para rehabilitarse dentro de la cárcel. “Muchas gracias por su cariño, desde que he entrado ustedes me han recibido alegres y contentos y quiero decirles, con mucha honestidad que me perdonen, en estos años por diferentes motivos he postergado este encuentro, discúlpenme por eso, nunca he dejado de rezar por ustedes, pero ténganlo por seguro que nos encontraremos de nuevo, mucho antes de lo que creen”, fueron las palabras finales con las que el Prelado se despidió de los reclusos y sus familiares.

OFICINA DE COMUNICACIONES
Arequipa, 18 de diciembre de 2015